Miércoles de ceniza en nueva normalidad y cumpliendo protocolos sanitarios.

Cumpliendo con los protocolos sanitarios para la prevención de contagios del COVID-19, se llevó acabo el miércoles de ceniza en las iglesias de la Diócesis de Tampico, donde los feligreses católicos asistieron mostrando civilidad a esta celebración de fe.

 

José Armando Alvarez Cano, Obispo de Tampico, mencionó que es un año completamente distinto y diferente, esta vez se promovió que la imposición de ceniza fuera en familia, haciendo una pequeña reunión acompañada de una oración, donde los padres de familia pidan por sus hijos y sus enfermos.

 

Hubo un protocolo que se estableció donde para evitar aglomeraciones un representante de la familia acudía a la iglesia y se le hacía entrega de una pequeña bolsa con ceniza para que la llevara a casa e imponérselas de manera tradicional marcando la Cruz en la frente o sobre el cabello.

 

Destacó que ya es muy familiar el protocolo de sanidad en todas partes y esta aprendiendo, tan es así que hay pocas personas que se rehúsan a la medidas sanitaria como es el uso de cubrebocas la sana distancia, el gel antibacterial y evitar el contacto entre personas.

 

Mencionó que la ceniza es una de las prácticas más populares en la religión católica donde más gente va y quiere acercarse al Santo Padre en todas las iglesias o capillas, pero tanto sacerdotes como los ministros podrán estar impartiendo la ceniza a todas las personas que asistan y los que de decidieron quedarse en casa se les llevará.

Te puede interesar